Seres reales seres imaginarios

Del 15 Marzo al 15 Abril de 1.994

Galería TUSET (Barcelona)

Seres reales seres imaginados 1994

La obra escultórica de Marisa Ordóñez es fruto de una búsqueda constante de nuevas formas y materiales, a través de diversas etapas de investigación, preocupándose tanto por la técnica como por el concepto. Últimamente ha conseguido la realización de piezas muy originales; unas en mármol rosa de Gádor, y otras en bronce, de acabados lisos muy pulidos y de aristas vivas muy pronunciadas que siguen con armonía los ritmos y curvas de los contornos. Marisa Ordóñez sabe explotar las posibilidades que ofrece la materia; el mármol en bruto ya le sugiere la forma de sus piezas. La venas, la dirección, el movimiento, el color, el acabado. Esta sensibilidad la hallamos también en el proceso creativo: cierta emoción ante el proceso que comienza ya desde la idea y sigue intensa hasta el final pasando por momentos críticos que la artista va solucionando. Estos momentos de angustia resultan siempre necesarios y son muy fructíferos. Dedicarle más tiempo a su pasión, la escultura, es el gran reto de Marisa Ordóñez.

C. Michel
Presentación de la exposición Seres reales, seres imaginarios

Críticas y comentarios

Desde el año 1983 expone más o menos regularmente en Barcelona, lo ha hecho quince veces entre individual y colectivamente.

Se trata de la obra de una escultora que nos demuestra primero, que ha aprendido muy bien, las bases del dibujo, puesto que nos presenta en la misma muestra una colección muy interesante de sus esbozos, donde queda presente su ascendencia puramente mediterránea debido a la forma y al modo de entender los volúmenes y la esbeltez.

En cuanto a la obra tridimensional, hay que decir que está enmarcada también dentro de la escultura mediterránea, tal vez hay alguna diferencia, entendiendo el gusto personal o la personalidad de la artista.

Toda su obra, dentro también de la idea figurativa, está enmarcada en las insinuaciones, en la armonía, en el ritmo y en la calidez de espíritu y de la sensibilidad, que conjuntada con la serenidad y la sensibilidad que se aprecia en toda su obra, hacen que toda ella tenga una auténtica validez y un deseo de ver que haya llegado a las citas más altas del mundo del arte en la escultura, se lo merece por su obra.

JOSEP MARESMA PEDRAGOSA
Crítico de arte. Miembro de ICOM

Obra

Supervivientes Supervivientes 
mármol de Almeria 
51 x 38 x 15 cm
PASCUA 1993 Mármol negro de Calatorao Pascua 
mármol negro de Calatorao 
37 x 27 x 12 cm