COL·LECTIVA 06

Del 29 de junio al 28 de julio de 2.006

Galería María Villalba i Badía (Barcelona)

Colectiva 06

Formas que poseen un claro significado, otras que son síntesis de alusiones, la obra escultórica de la creadora plástica afincada en Barcelona, está situada entre la alegoría y la dinamicidad de lo real.

Emplea la figura de la mujer como parte fundamental de su discurso. No busca representarla de manera detallada, sino que la emplea como motivo icónico, que da sentido a la temática, utilizándola como referencia, para, luego, ir más allá de la propia anécdota que en el fondo presenta.

En otras ocasiones su ironía es tan evidente que lo único que hace es utilizarla en situaciones en la que sus compañeros escultores siempre emplean a un personaje masculino. Pero su feminismo escultórico no supone una militancia social directa a nivel plástico. Es decir que su obra va más allá de las limitaciones del arte social, estando libre de consignas políticas, pero se encuentra dentro de la línea habitual del compromiso de la artista que supera los limites habituales impuestos.

Sus mujeres escultóricas son la misma mujer, es la propia Marisa Ordóñez , su abstracción, que se mira a sí misma, se ríe y también llora, decantándose con claridad por la vida. Creadora de una estética propia, sus volúmenes son acariciadores a nivel formal, sólidos de apariencia, dinámicos en su postura, nutriendo una actitud de gran fortaleza en la propia evidencia de lo sugerente. Lo real es lo que pretende aludir, mientras que el símbolo no existe, es una idea de lo posible. En consecuencia su formulación artística descansa en la poesía de la existencia, dado que no describe, solo plantea ideas, que se materializan, pero, a la vez, solo existen en su imaginación.

Joan Lluís Montané
De la Asociación
Internacional de Críticos de Arte

Obra

Su texto...1